El BIM reduce costes, mejora la productividad y adapta la construcción a las necesidades de la sociedad

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

En 1975, el profesor Chuck Eastman, considerado el padre del Building Information Modelling (BIM), escribía para la Carnegie-Mellon University un extenso artículo de investigación, titulado The Use of Computers Instead of Drawings in Building Design, que marcaría el nacimiento de una metodología revolucionaria en la arquitectura.

Eastman presentaba un Sistema de Descripción de la Edificación (Building Description System, BDS) que incluía ideas de diseño paramétrico que derivaban en dibujos 2D de un modelo, una “base de datos integrada para análisis visuales y cuantitativos”. El investigador sugería que “los contratistas de grandes proyectos quizás encuentren esta representación ventajosa para el establecimiento de calendarios y la provisión de materiales”.

De este modo, Eastman describía el BIM 25 años antes de que Autodesk lanzara la primera versión de Revit, el programa que en la actualidad hace posible el desarrollo de proyectos arquitectónicos de forma colaborativa y coordinada.

Chuck Eastman y otros pioneros como Tom Maver, John Mitchell, Robin Drogemuller o Arto Kiviniemi (con quien contaremos en el VI European Bim Summit), que siguen en activo desarrollando el potencial del BIM, se han encargado de demostrar que aquellas ideas inauditas para un sector poco dado a la innovación marcaban un camino que no tiene sentido resistirse a seguir.

Porque, entre otras cosas, el BIM aporta eficiencia. Es información compartida por todos los agentes implicados en un proyecto de construcción, tanto edificios como infraestructuras, mediante un archivo único a disposición de todos, y, por tanto, cualquier actualización es inmediatamente accesible.

Industrializar la construcción

Se trata de una herramienta para hacer mejor un producto con un valor social que no siempre se tiene en cuenta. “El BIM es la manera de hacer productiva la construcción. Su finalidad es conseguir industrializarla, cosa que permite reducir costes, aumentar la calidad y adaptar los resultados a las necesidades de la sociedad”, señala el director ejecutivo de BIM Academy, Ignasi Pérez Arnal, uno de los impulsores del European BIM Summit.

Con los métodos tradicionales de trabajo en el sector AECO, a menudo la información no llega a tiempo a todos los profesionales que intervienen en la ejecución de un proyecto, y los imprevistos son habituales, cosa que genera sobrecostes derivados de las modificaciones en fases avanzadas de la actuación.

La digitalización del trabajo permite que el ordenador compruebe de forma automática todas las posibilidades y se avance a las interferencias entre elementos constructivos. De esta manera, si se detecta un problema, se puede resolver con mucha antelación.

Básicamente, se trata de trabajar con la máxima previsión posible y coordinación de todos los profesionales implicados. El método tradicional de medir e interpretar planos para calcular los costes y determinar los materiales necesarios queda por completo obsoleto ante la comodidad y el flujo ilimitado de información que ofrece el modelo BIM. Todos los detalles de cualquier elemento del proyecto están disponibles con sólo pasar el ratón del ordenador por encima: tipo de material, precio, especificaciones sobre el mantenimiento, cómo reciclarlo, datos sobre el proveedor, incluso las emisiones de CO2.

El BIM y la preconstrucción

Con el BIM se introduce el concepto de la preconstrucción, el desarrollo virtual completo de una actuación, que nos dice si es realmente construible. Esto es posible gracias al software que aplica la interoperabilidad, varios profesionales volcando en el programa toda la información de la que son responsables.

Obviamente, para que esta forma de trabajar resulte operativa es imprescindible la máxima coordinación entre todos los agentes implicados y su compromiso con el proyecto. Mediante la Entrega de Proyecto Integrada (Integrated Project Delivery, IPD), se establecen contratos colaborativos para que todos tengan un objetivo común en cuanto a plazos y costes.

El VI European BIM Summit analizará en profundidad todo lo relacionado con el entorno BIM, con los mejores especialistas del panorama internacional, el 28 y 29 de mayo en el World Trade Center de Barcelona. ¡Os esperamos!

El European BIM Summit 2020 cuenta con el apoyo de Roca como main partner, Finalcad como gold sponsor, Bentley, MUSAAT, PREMAAT como silver sponsors, y Fundación Laboral de la Construcción Catalunya, Calaf Constructora, COPISA como pro sponsors.

Partners

European BIM Summit

MAIN PARTNER

Patrocinador oficial

GOLD PARTNER
SILVER PARTNER
PRO PARTNER
Sustainability Sponsor
ORGANIZADORES