“No tiene sentido crear una infraestructura para reciclar botellas de plástico, pero en cambio reciclamos el 0% de cualquier edificio”

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

«Debemos hacer posible la construcción industrializada. Tenemos que ir hacia la descarbonización de los edificios y que se puedan deconstruir»

Ignasi Pérez Arnal es CEO de BIM Academy. Junto al Col·legi d’Aparelladors, Arquitectes Tècnics i Enginyers d’Edificació de Barcelona (CAATEEB), impulsó, en 2015, el European BIM Summit, que este año llega a su sexta edición. Dirige el Congreso Nacional de Arquitectura Avanzada y Construcción 4.0 de REBUILD en Madrid y Barcelona, ​​y el International Master’s Degree in Digital Technologies for Smart Sustainable Cities. Ha contribuido y es autor del Libro Blanco para la Implementación de BIM en la Generalitat de Catalunya a través de la Comisión Construir Futuro del ITeC-Institut Tecnològic de la Construcció de Catalunya. Colabora con GeoBIM en Amsterdam, con China Prefab House, Modular Building, Mobile House & Space Fair, y es miembro del Committee Board del IBIMA-India BIM Association.

¿Cuáles son las innovaciones del Building Information Modelling (BIM) respecto a la manera de trabajar tradicional al sector AECO?

El BIM es la modelización de una construcción con información digital. La diferencia que marca respecto a la arquitectura tradicional es que antes no veías cómo estaba construido, era una representación. Ahora modelas lo que construirás, con toda la información, y defines el proceso constructivo, con lo cual nos adelantamos a los problemas. Con el diseño tradicional puedes proyectar construcciones que en la práctica no se podrán llevar a cabo, mientras que con el BIM preconstruimos; nos avanzamos, porque nos enseña todas las posibilidades.

¿En qué consiste la preconstrucción?

Con el BIM construimos dos veces, la primera de una forma simulada. Preconstruir nos enseña la constructibilidad de un proyecto. Es decir, si lo que hemos diseñado es construible, lo que nos evitará muchos problemas. Nos aporta toda la información necesaria. Cuando tenemos modelados todos los elementos constructivos, con un click podemos obtener todos los detalles imaginables sobre cada uno de ellos: materiales, proveedores, especificaciones sobre mantenimiento, vídeos sobre montaje y desmontaje, cómo reciclarlos, e incluso la cantidad de emisiones contaminantes que producen. Es una gran cantidad de información muy útil.

¿Cuáles son las fases en que se configura un proyecto BIM?

Tenemos el diseño, la construcción y la operación, es decir, la gestión o mantenimiento del edificio o la infraestructura resultante. El GeoBIM nos demuestra que hay una fase anterior, que es la planificación. Porque el BIM influye sobre el territorio. Ya no se trata sólo de una actuación concreta, sino que lo que hacemos tendrá una repercusión sobre el conjunto, y esto también se debe tener en cuenta. Con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), debería haber una quinta fase: la recuperación, la desmontabilidad de cada actuación. La sociedad nos empieza a pedir que los edificios se puedan reciclar. No tiene sentido que creemos una infraestructura para reciclar botellas de plástico, pero en cambio reciclemos el 0% de cualquier edificio. Para poder hacerlo, todo debería ser desmontable, y, por tanto, habría que construir en seco, sin hormigón, utilizando materiales que se puedan atornillar, ensamblar. De este modo, recuperaríamos el 100%.

¿Confías en que los ODS tengan incidencia en el sector AECO?

Espero que nos empujen hacia el objetivo de hacer una construcción más sostenible. ¿Qué preferimos, un edificio que genera CO2, o que lo tiene dentro porque está hecho de madera y es recuperable? Para hacer una tonelada de hormigón tenemos que destruir diez toneladas de montaña; para hacer una tonelada de madera, necesitamos una tonelada de árboles, y la madera es renovable. Debemos hacer posible la construcción industrializada. Tenemos que ir hacia la descarbonización de los edificios y que se puedan deconstruir.

¿Y cómo se lleva a cabo un cambio tan profundo en la manera de hacer del sector?

Tenemos que pensar en clave de país. En la Escuela de Arquitectura hay doscientos alumnos en primero que nunca podrán ejercer la profesión. El sueldo medio de un arquitecto son 20000 euros al año brutos. Un albañil BIM mientras está estudiando ya lo quieren contratar. Quizás ya tenemos todos los arquitectos que necesitamos, pero nos faltan los profesionales que construyan lo que los arquitectos proyectan. Hay un grupo de personas que estamos intentando forzar este cambio, en la universidad, en la FP, y trabajamos con el Departament d’Ensenyament para cambiar los planes de estudios. A nivel profesional nos encontramos que nunca han tenido contacto con el mundo digital. Como mucho, se toca el Autocad, y porque se piratea. Vas a un arquitecto ahora y es como si fueras al dentista hace cincuenta años. La arquitectura y el sector de la construcción no han invertido nada en innovación. Empezamos a darnos cuenta, sin embargo, de que la digitalización es necesaria porque el de la construcción es el menos productivo de todos los sectores industriales. Estamos por debajo de la producción de los años 60. Necesitamos más energía, más material, más personas, más dinero y más tiempo para hacer menos cosas que hace sesenta años.

¿Qué influencia puede tener un evento de primer orden como el European BIM Summit?

El objetivo del European BIM Summit es traer las mejores prácticas a nivel mundial para que puedan ser insertadas en el sector lo antes posible. Es un expositor de lo que está pasando fuera. El promotor no aplica el BIM porque lo desconoce, lo que es un problema muy importante. Actualmente, el constructor consigue beneficios de la ineficiencia del proceso, y eso lo tenemos que reconvertir a que haga beneficios gracias a la eficiencia. Hay que dar la vuelta a la situación. El BIM aporta transparencia y que la información se comparta.

Aquí hacemos buena arquitectura, pero no tan buena construcción. Es patético que muera gente porque llueve mucho. No tiene sentido. Los puentes romanos no se rompen después de 2000 años, pero los que hacemos ahora se los lleva la lluvia. El año pasado se batió el récord de muertes en la construcción en España. El BIM es una oportunidad, pues, para que el sector de la construcción sea productivo, eficiente y sostenible.

El European BIM Summit 2020 cuenta con el apoyo de Roca como main partner, Finalcad como gold sponsor, Bentley, MUSAAT, PREMAAT como silver sponsors, y Fundación Laboral de la Construcción Catalunya, Calaf Constructora, COPISA como pro sponsors.

Partners

European BIM Summit

MAIN PARTNER

Patrocinador oficial

GOLD PARTNER
SILVER PARTNER
PRO PARTNER
Sustainability Sponsor
ORGANIZADORES