¿Cuántos elefantes podemos levantar hasta 5 metros con las 120Kcalorias que proporciona un yogur?

La aplicación de BIM en la construcción sostenible – Entre edición y edición de la European BIM Summit (EBS), el CAATEEB, BIM Academy y buildingSMART Spanish Chapter organizan jornadas sobre BIM y su aplicación específica en algún ámbito del ciclo de vida de la edificación. El pasado 24 de noviembre se realizó una jornada sobre la aplicación del BIM en la construcción de edificios sostenibles bajo el lema “Si el clima cambia, los profesionales también tienen que cambiar” tal como lo recordó en su presentación Jordi Gosalves , presidente del CAATEEB.

Bruno Sauer, presidente del GBCe-Green Building Council España, entidad que colabora en la EBS desde su primera edición, expuso cuál es su planteamiento en relación con la Estrategia Nacional esBIM. Hace un año y medio, la Unión Europea (UE) requirió a cinco certificaciones europeas -HQE, DGNB, BREEAM, VERDE y la certificación finlandesa- para poder evaluar el comportamiento ambiental del ciclo de vida y la calidad, el comportamiento y el valor (coste) de la edificación.

La tesis de que “no debe ser difícil poder utilizar BIM para cumplir 9 de los 17 objetivos globales que marca el desarrollo internacional” debe transformarse en poder medir realmente todos los impactos ambientales, incluyendo los impactos económicos más allá del costo de la construcción y ampliar las mediciones a los aspectos sociales, poder simular los impactos y utilizarlo como herramienta de gestión durante la vida del edificio.

solebohigas

El BIM debe posibilitar modelar edificios que generen valor

Salvador Bohigas, de Mantenimiento Sostenible Integral (MSI), bajo el título de La eficiencia energética y la sostenibilidad de los proyectos, amplió la definición de eficiencia energética basada en consumo a las acciones que reducen la demanda. Comparó la infinidad de botellas de agua con la misma función pero diferente diseño y la diferencia entre el cántaro (0kWh / año) y una nevera eléctrica (613,20kWh / año),  para ilustrar la huella energética que crean materiales diferentes, formas estructurales que con la misma cantidad de material tienen capacidades portantes diferentes.

La durabilidad de la función o utilidad frente al sistema lleva a intentar construir de forma que podemos recuperar los materiales después de su construcción. Para Salvador Bohigas es fundamental dividir la vida de un edificio en tres fases de programación: anteproyecto, proyecto constructivo y las operaciones que gracias a la parametría, más que al BIM, pueden servir para plantear escenarios diferentes en ubicaciones paralelas hasta determinar el más adecuado.

La transformación de la energía es física básica. En realidad necesitamos 490kJ para levantar dos elefantes de 5.000kg y un yogur da una energía de 501kJ. ¡O sea que podríamos levantar dos elefantes!

El material, el elemento, las unidades de servicio, el sistema elegido, la durabilidad de la utilidad tienen una implicación vital en cada hipótesis  que creamos en los programas para poder ser capaces de poder comparar cargas y consumos diferentes. BIM ayudará a escoger los equipos a utilizar. BIM debe suponer un cambio estratégico, debe posibilitar modelar edificios que generen valor, valor eficiente, valor ambiental.

Herramientas para modelizar la sostenibilidad y el BIM

La última aportación de José Solé, Sustainability & Technical Manager de URSA Insulation, versó sobre cómo, desde la fabricación y utilización de los materiales y los productos, se podría realizar una medición, una modelización de la sostenibilidad.

La solución está en el testeo y evaluarlo. Puede ser a través de un checklist o a través de cálculos predictivos con herramientas concretas, necesitadas de datos. El fabricante se transforma en el primer proveedor de datos para que las herramientas BIM puedan funcionar.

BIM puede ayudar a identificar la geometría 3D, superficies, aristas que son configuradas por los productos que utilizamos, los componentes que instalaremos y los sistemas que configurarán. BIM necesitará calcular integrando las características del material con el sistema energético.

Josep Solé demostró la necesidad de al menos 9 bloques de datos (lo demostró con las características de un material aislante) para recuperar información geométrica del modelo BIM. En definitiva, BIM deberá permitir en un futuro la integración en un solo modelo de toda la información necesaria para predecir cualquier comportamiento del edificio.