BIM, salvavidas o impacto en la línea de flotación de la industria de la construcción?

EBS15-Cumbre Europea BIM en Barcelona, Feb. 2015

BIM se visualiza como la luz al final del túnel. Un revulsivo para la crisis que ha incidido en el 80% de la producción del sector de la construcción en Europa.

Europa basa en la construcción un 18% de su PIB (GDP). En España se llegó a denominar el sector de la construcción como el “cuarto sector”, después de los establecidos sector primario (agricultura y ganadería), el sector secundario (industria) y el sector terciario (servicios).  Ello conlleva a pensar que influenciar este sector en algo mínimo tiene unas consecuencias de alto calado. El concepto BIM no sólo ha incidido en el sector sino que se ha convertido en su vector de transformación. De una manera radical, BIM se ha convertido en el paradigma del cambio radical en el sector. Aboga por la relación de los profesionales y agentes que intervienen en él –cuando ha sido tradición el modelo de estanqueidad absoluto entre los diferentes actores: arquitectos, ingenieros, especialistas, consultores…-, empuja hacia modelos de fast track para no perder tiempo en el proyecto y construcción y además proveer mayor calidad –cuando ha sido tradición el hecho de no terminar nunca a tiempo ningún proyecto y ninguna obra- y hace reflexionar sobre el ciclo de vida de un edificio –cuando era tradición que cada etapa (proyecto, obra, mantenimiento, deconstrucción) fuera un apartado realmente estanco (como si de habitaciones dentro de un submarino se tratara) para evitar cualquier interés inter-fases.

 

LOS REQUERIMIENTOS DEL BIM VAN A TRANSFORMAR LOS PRODUCTOS EN EL SECTOR DE LA CONSTRUCCIÓN EN EUROPA

► Las Administraciones en Europa piden a toda la cadena de intervinientes en el ciclo de una edificación que garanticen la eficiencia y los posteriores costes ambientales y materiales que genera su uso. Al concepto BIM se le unen ahora los conceptos PIM (Project Information Modelling) y BEM (Building Environment Modelling).

PIM necesita que los materiales y productos tengan un formato adecuado para su inclusión en el BIM. Si el BIM se podría resumir en 3D constructivo+4D/5D información, los productos a incluir en un proyecto deberán contener los elementos gráficos necesarios para cada escala de trabajo y la información necesaria para cada fase de trabajo (tiempos de entrega y tiempos de mantenimiento, 4D; y costes de compra y reparación para realizar su contratación y posterior gestión, 5D).

BEM o la introducción de los comportamientos ambientales de los materiales y por tanto de su edificio se convierten en imprescindibles para certificar automáticamente su consumo energético y también su valor en CO2. Si Buckminster Fuller preguntaba: ¿Cuánto pesa su edificio?, ahora la UE nos pide ¿Cómo se comporta su edificio? Y no lo hace por capricho, la UE debe cumplir tres objetivos en el año 2020: 20% de reducción de emisones respecto los niveles de 1990, 20% de aumento de energías renovables y 20% de mejora de la eficiencia energética. Algo que pedimos a cualquier sector como el automovilístico o el industrial –a un coche o una lavadora-, incluso se le pide al sector de transporte aéreo, ahora se pide al sector de la construcción que también lo asuma.

The 2020 climate and energy package

http://ec.europa.eu/clima/policies/package/index_en.htm

 ► Por eso, la expresión “o similar” va a desaparecer. BIM se convierte en el primer prescriptor de cualquier producto de la construcción. Cuando un producto es seleccionado para un proyecto, ya no será posible su cambio porque va a incidir en los plazos de entrega, en el coste de la edificación, en el mantenimiento de ese edificio y en las emisiones contabilizadas de su uso. Será mejor no hacer cambios porque vamos a afectar –como de hecho ocurre en cualquier obra- en la mecánica de todo el proceso. Un ejemplo claro podría ser que a nadie se le ocurriría cambiar un material o una especificación en una estructura para no modificar su comportamiento. Ahora sucede lo mismo en el proyecto arquitectónico o constructivo.

La inclusión de la industria de la construcción en el proceso BIM es una necesidad. Los profesionales necesitan imperiosamente que de forma consciente todos los productos y materiales que va a utilizar en una construcción se encuentren en formatos interoperables y paramétricos para poder realizar su prescripción de forma directa en su proyecto. Y es por esta razón que la Cumbre Europea BIM en Barcelona tratará de este tema en una sesión dedicada a cómo la industria manufacturadora de productos para la construcción debe implementar este proceso como objetivo fundamental de su estrategia para este año, el próximo y el próximo.  Ese será su salvavidas.

Porque de no hacerlo así, BIM habrá atacado su línea de flotación.